Me encantas… al roce de tus pupilas con las mías ardo y puedo sentir cómo ardes, como tu tacto se desliza quemándose en nuestras pieles tatuadas al acto, de uno con otro. Mientras tu sonrisa enrojecida se mezcla entre mis besos, que te llaman, que te claman, que te alaban… como deidad que trae todas mis plegarias sedientas de ti. Soy la forastera, exploradora de cada uno de tus hermosos rincones, de tu suave y silvestre follaje en el que mis manos se pierden, tus empinados precipicios en los que mis labios y mi ser completo se sueltan en caída libre, de tus corrientes que fluyen como ríos en mí. Mis latidos se acoplan con los tuyos y te laten, te laten adorándote en todo tu magnífico ser que se eleva ante mi voz que canta tu nombre, pide tu nombre y se ofrece enardecida… me ofrece completamente, en este rito en el que te alzas mostrándome todas las fases de la luna y todas las fases del sol, mientras muero renaciendo en cada exhalo.  

 

Mitología Celta on Twitter: "Engañada, Brunhilde se casa con Gannar, aunque  años más tarde ella se entera de la traición de Sigfried. Así ella le  ordena a uno de sus sirvientes que

Si te gustó ¡comparte!